Nuevo blog sobre un autor de manga

Aquí tenéis un nuevo blog de un servidor. Es sobre Tsutomu Nihei, el autor del manga Blame!

Ha sido un antojo, lo sé, pero lo tenía que hacer. Pinchar sobre el título y se os llevará a otro mundo…

En torno a Tsutomu Nihei

El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire enviame_un_email.gif

Published in: on noviembre 18, 2006 at 4:36 pm  Comments (7)  
Tags: ,

Daredevil, Bendis y El Greco

daredevil-40.jpgEn el número 40 de Marvel Knights Daredevil, Brian Michael Bendis introduce un cuadro de El Greco. ¿Por qué introduce semejante “iconografía”? ¿Es un capricho o lo utiliza como símbolo de algo, como recurso narrativo? Vamos a verlo.

Os pongo en situación: Matt Murdock y Vanessa Fisk, la mujer de Kingpin, se reúnen para cenar en un restaurante y hablar de sus intereses: la mujer de Kingpin le facilita el nombre de quien le vendió a la prensa y le hace saber de la desintegración de Empresas Fisk. Cuando termina la escena, Alex Maleev dibuja a toda página a la pareja sentados en una mesa con un candelabro y velas humeantes debajo de un grandioso cuadro sumido entre tinieblas. Este cuadro dibujado por Maleev es un óleo sobre lienzo realizado por El Greco en 1607, titulado Santos Pedro y Pablo y actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Estocolmo. A continuación os pongo las dos imágenes para que contrastéis los parecidos muy razonables:

daredevil-el-greco3.jpg

daredevil-el-greco-cuadro0.jpg

San Pablo se sitúa a la derecha de la escena, vistiendo un amplio manto rojo que impide ver su túnica. Apoya su mano izquierda sobre un libro abierto mientras extiende la derecha; junto a él aparece San Pedro, vistiendo un manto similar pero en tonos amarillos. En su mano izquierda porta la llave que representa su atributo, situando la derecha encima de la de su compañero. Se crea de esta manera un efecto con ambas manos que se le llama manos parlantes (no hace falta que los personajes hablen, simplemente con los gestos y ademanes de sus manos, los dos personajes se entienden). Las figuras se encuentran en una habitación, contemplándose al fondo el hueco de una puerta (en este caso sólo lo vemos en el cuadro de El Greco).

Bien, de principio vamos a darle la figura de San Pablo, el del manto rojo, como trasunto de Matt Murdock-Daredevil, y San Pedro, el del manto amarillo, como trasunto de Vanessa Fisk-Kingpin. Como se ve, la comparación no es baladí, sino que es obvia, incluso están situados los comensales a la mesa perpendicularmente a los personajes de la pintura de El Greco. Además, toda la escena recuerda la imagen de la Eucaristía, pero con un matiz muy diferente: en vez de comer pan y beber vino, aquí comen carne y beben vino. Como vemos, la diferencia es realmente siniestra y macabra.

Pero lo que realmente nos confirma las comparaciones es recurriendo a la Patrística y a la Biblia. San Pedro (Vanessa Fisk-Kingpin) parece una persona humilde, mientras que San Pablo (Matt Murdock-Daredevil) encarna a alguien de estatus superior (no olvidemos que es un superhéroe); no en vano San Pedro era pescador (Vanessa Fisk-Kingpin pescan con sus “redes” a los “peces”) y San Pablo, un militar romano (Matt Murdock-Daredevil imparten la ley y la Justicia).

San Pedro (Vanessa Fisk-Kingpin) según la tradición, es el apóstol y misionero de la primitiva Iglesia cristiana, y finalmente, primer obispo de Roma (la Cocina del Infierno en New York —el término en este contexto es de un cinismo mayúsculo—) y primer Papa. Destaca por haber escrito unas epístolas que hablan sobre el amor en el matrimonio (Vanessa y Kingpin) y entre los hermanos.

Tres años después de convertirse al cristianismo, Pablo (Matt Murdock-Daredevil) visitó a Pedro (Vanessa Fisk-Kingpin) en Jerusalén y más adelante en Antioquía, y tuvo una fuerte y amarga confrontación con él. Pablo (Matt Murdock-Daredevil) tuvo también que enfrentarse a la influencia de Pedro (Vanessa Fisk-Kingpin) al menos en una de las iglesias que fundó (la de Corintio, para ser más exactos). Pedro (Kingpin), acompañado por su esposa (Vanessa), viajó mucho en su misión evangelizadora (captación de “adeptos”).

San Pablo (Matt Murdock-Daredevil) es el primer teólogo del Cristianismo y el más importante de sus misioneros, por lo que también fue llamado el Apóstol de los gentiles. Según el conocido relato contenido en los Hechos de los Apóstoles, Pablo (Matt Murdock-Daredevil) realizó tres viajes misioneros. Sus cartas revelan que su itinerario se guió por tres preocupaciones principales: (1) su vocación de evangelizar territorios aún no hollados por otros evangelistas cristianos, de ahí sus planes para dirigirse por el oeste hasta Hispania (Rom. 1,14 y 15, 24-28); (2) su interés pastoral por volver a visitar sus propias congregaciones cuando surgieron problemas, como, por ejemplo, sus diversas visitas a Corintio; y (3) su inquebrantable determinación por entregar él mismo en la Iglesia judeocristiana de Jerusalén el dinero recolectado en sus iglesias gentiles. Aunque los eruditos no captan de forma convincente los motivos de Pablo (Matt Murdock-Daredevil) en este empeño, lo cierto es que abrigaba el propósito de unificar las iglesias de su misión gentil con las de los judíos cristianos de Palestina. A destacar el pasaje del Nuevo Testamento que habla sobre el amor cristiano.

Bueno, bueno, bueno… las identidades son tan semejantes que da hasta grima. Bendis introduce en la narración gráfica un recurso retórico denominado prolepsis, conocimiento anticipado de algo: en este caso, nos anticipa el futuro enfrentamiento entre Daredevil y Kingpin en la Cocina del Infierno.

P.D.: Por los Hechos de los Apóstoles sabemos que San Pablo fue preso en Jerusalén tras los disturbios provocados por sus antagonistas judíos, y que fue conducido a Roma.
El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire enviame_un_email.gif

Published in: on noviembre 13, 2006 at 3:10 pm  Comments (14)  
Tags: , ,

La Temporalidad en Sin City

El otro día terminé de leer el ciclo de Sin City por su orden de publicación. A medida que iba leyendo las historias, me daba cuenta (no sin grata sorpresa) que las historias cobraban un nuevo sentido, no ya sólo como partes del todo, sino que el tiempo interno de los comics se estiraba o replegaba como un ente vivo para demostrarme que se trataba de una única historia parcelada por capítulos.

sin-city-01.jpg

Leyendo de esta manera todos los números de Sin City corroboré, bajo mi estupor, que la lectura del antes, ahora y después de un cómic (estamos siguiendo una mecánica temporal, en este caso, el orden de publicación) condiciona el SIGNIFICADO e INTENCIONALIDAD de una obra. sin-city-02.jpgFinalmente, uno descubre, que el tiempo es uno de los elementos fundamentales de la constitución de la trama y la narración gráfica, es un elemento importante a considerar dentro de la construcción tanto del conflicto como del personaje. Establece un orden, una disposición de los sucesos que pretende hacer significativa la trama. Una característica fundamental del tiempo gráfico, sea cual sea el modelo de su ordenación, es el carácter de síntesis que posee.

En el ciclo de Sin City hay diferentes formas de organizar el tiempo:

— El orden de los sucesos es lineal. Las cosas van pasando mientras la historia avanza (por ejemplo, en Sin City: el duro adiós).

— Dos o más sucesos se desarrollan en paralelo (esto lo podemos ver en las historias que protagonizan Marv y Dwight -ambos se encuentran de vez en cuando-).
— Se intercalan tramas pertenecientes a un período histórico muy concreto que interesa describir de forma simultánea, en orden no lineal (esto lo vemos en Valores Familiares).
— El tiempo natural es roto, creándose un tiempo irreal, onírico, subjetivo de los personajes (Cuando Hartigan está encerrado en la cárcel en Ese Cobarde Bastardo, por ejemplo).
— Se recurre al salto adelante o atrás en el tiempo (Ida y Vuelta al Infierno como también la lectura completa del ciclo de Sin City).

sin-city-05.jpg

A continuación os dejo el orden de todo Sin City por su orden de publicación para que probéis con una lectura diferente:

1. Sin City: El duro adiós.
2. Mataría por ella (o en mal traducción: Moriría por ella) A Dame to kill for.
3. La Novia iba de rojo (Tres relatos) The Bave Wore Red & other Stories.
Y tras la puerta número tres…

El cliente siempre tiene la razón

La Novia iba de rojo

4. La Gran Masacre The Big Fat Kill.
5.
Noche de Paz (Un relato) Silent Night.
6. Ese Cobarde Bastardo That Yellow Bastard.
7. La Hijita de Papá (Un relato) Daddy’s Little Girl.
8. Sola, Perdida y Letal (Tres relatos) Lost, Lonely and Lethal.
Ratas

El gordo y el enano

Ojos azules
9. Sexo & Violencia (Dos relatos) Sex & Violence.
Giro equivocado
Línea equivocada
10. Otra Noche de Sábado (Un relato) Just Another Saturday Night.
11. Valores Familiares Family Values.
12. Ida y vuelta al Infierno Hell and Back, a Sin City Love Story.

sin-city-07.jpg

De verdad, merece muy mucho la pena.

El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire enviame_un_email.gif

Published in: on noviembre 12, 2006 at 8:03 pm  Comments (3)  
Tags: ,

Ulf K., la alegría de la Imaginación

la-primera-estrella-ulf-k.jpgLa Primera Estrella y otros relatos de Ulf K. es la respuesta de un autor a un mundo pragmático que lo devora todo. Entendámonos, Ulf K. construye un puñado de relatos que nacen de la realidad en que vivimos pero que, por medio de la imaginación y el estilo, trasciende (o sublima, mejor aún) la vida y anhelos cotidianos de las personas.

Diríamos que esta colección de relatos es como una obra única, donde la Noche actúa como motivo y personaje, como ambiente y destino de todos los relatos. La Noche, personaje sin tiempo, espíritu redentor, amoroso, acompañante de los quehaceres y esperanzas del ser humano, en definitiva, eje o quilla en donde navega la imaginación de Ulf K., de puerto en puerto, de personaje en personaje, de historia en historia.

El autor alemán hace un acto de fe, de valentía: planta una semilla en la roca, mineral e inerte, y después nace del espanto una flor: la imaginación. Sus historias transmiten el aroma cálido del romanticismo, pero no un romanticismo acartonado y trasnochador, sino ese romanticismo real-maravilloso que todos hemos soñado o buscamos de alguna manera.

Son historias de cristal, delicadas y transparentes, sinceras; personajes como tú o como yo que simplemente sueñan, soñadores cotidianos, en busca de la felicidad. Y es la alegría de vivir, la alegría de soñar, que se quiere, de búsqueda.

La Noche y sus claroscuros (tema y variaciones, como una pieza musical) vertebran las siete historias:

– “El plan de Herr Moritz”: la vida gris de un obrero de fábrica (recordemos el Metrópolis de Fritz Lang) que demuestra que la espera (el tren pasa alguna vez por la vida) es recompensada si se anhela con amor.

– “El viaje a la noche”: la historia de amor de un payaso de circo y la noche donde la sensibilidad está a flor de piel. Maravillosa.

– “La Primera Estrella” o soberbia metáfora del amor “cortés” narrado sin aspavientos.

– “Noche y Día”: auténtica parábola sobre lo que es la Vida, el Tiempo, etc. Impresionante retablo de la imaginación y la metáfora. A mi modo de ver, una narración hipnótica y deslumbrante. Uno de los cuentos gráficos más grandes que un servidor a leído.

– “El amor de Luna” o la personificación de los mitos naturales. Una historia de amor que se nutre de diversas fuentes clásicas: Selene, Orfeo, etc.

– “El Observaluna” o cómo un personaje va a ser testigo (sentimiento de culpa) de una inevitable catástrofe.

– “Y la luna, despierta fuera” o los inconvenientes de estar siempre soñando.

Ulf K. despliega una narración contenida, sin efectismos ni alharacas, cuyo dibujo se amolda perfectamente a lo que nos cuenta. Su dibujo en blanco y negro es sintético y de contrastes, predominando la mancha negra frente al blanco inmaculado, con trazo firme y conciso.

Después de la lectura, ¿qué queda? Sólo levantar la mirada a los nocturnos cielos y decirle: Imaginación, ¡vuela!

El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire enviame_un_email.gif

Published in: on noviembre 11, 2006 at 8:17 pm  Comments (10)  
Tags: ,

Carta abierta a los que no les gusta el Superman de Brian Azzarello

Hay una actitud irreprimible a la hora de enfrentarse al Superman escrito por Azzarello: la de ponerse en guardia. Esta actitud incómoda e ingrata para el lector tiene, sin embargo, una gran recompensa: descubrir una lectura rica en matices. El gusto de rascar lo que hay detrás de la corteza es el acto de descubrir lo detrás de una cosa, lo que está debajo de la superficie, indagar lo que no está a la vista. Y esto requiere un esfuerzo (Gracián o Feijoo dixit).

superman-hacia-el-manana.jpg

Así, podemos leer el Superman de Azzarello superficialmente, a la ligera, y esto no es malo, sino que es una opción de lectura más, tan válida como cualquiera, pero lo que sí vamos a perder son los matices distintos, la riqueza de sus recursos, lo hondo de sus proposiciones.

Quien lea la superficie, se queda en eso: que no pasa nada, que las situaciones son anodinas, incluso extrañas, sólo nos queda un dibujo deslumbrante con una narración que no me dice casi nada, es decir, que me aburre. Esto es así porque Azzarello ha escrito una historia para un lector más exigente, y esto es intencionado: no es lo mismo leer un cuento de Perrault que el Marco Bruto de Quevedo, ya que cada uno requiere de un tipo de lectura, más morosa o más liviana, más alegre o más profunda. Cada autor escribe para un determinado tipo de lector. El hecho de que YO escriba esto así, está condicionado por el tipo de lector que quiero que me lea y entienda. Utilizo un registro según un contexto, a quien va dirigido el escrito, en definitiva.

Azzarello escribe una historia de Superman honda, existencialista, en rigor, metafísica. Aquí se habla del sentido de la existencia en este mundo, del destino, del amor, del azar y sus consecuencias, de sentimientos trascendentales, universales.

¿Estamos dispuestos a hacer una lectura de esta índole en este momento?

Porque hay momentos y momentos.

Recuerdo, no sin rubor, que una vez me dispuse a leer el Libro de la Vida de Santa Teresa de Jesús, lo dejé a las tres páginas de lectura. No me gustaba este clásico de la Literatura Universal —cumbre del misticismo occidental—, simplemente, porque no me interesaba su temática (claro, esto lo descrubrí después con el tiempo, pero en aquel momento, me pareció una obra peñazo y malísima, una lectura para mentecatos religiosos y mentes obtusas). Ahora es un libro de cabecera.

Repito, ¿estamos dispuestos a hacer una lectura exigente en este momento?

 

[Nota: Por supuesto, el lector avizor y sutil se habrá dado cuenta que esta reflexión sirve para otros autores y otras obras… ¿Por qué, por lo general, NO elegimos al Alan Moore de From Hell y SÍ al del Watchmen? ¿Por qué Los inocentes de Gipi es aparentemente superficial y que no pasa nada? Señores, nivel de exigencia y según el momento. Pero eso no quiere decir que el From Hell o Los inocentes o el Superman de Azzarello sean obras MALAS o ABURRIDAS. No seamos tan categóricos, que la cosa, la vida… tiene matices.

Otra Nota: Otra cosa es que no guste CÓMO escriba o dibuje un tipo, entonces, me callo.]

-Análisis profundo de Lex Luthor: hombre de acero

El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire enviame_un_email.gif

Published in: on noviembre 9, 2006 at 11:07 pm  Comments (18)  
Tags: , ,

Análisis profundo de Lex Luthor: Hombre de Acero de Azzarello y Lee Bermejo (Tercera parte)

En el último capítulo (5º número del comic book americano) hay un ¿cabo suelto? Es sobre el señor Orr, el sicario de Lex Luthor. Finalmente, ¿qué pasa con él? Veamos detenidamente la secuencia:

a) Llama Luthor por teléfono a Orr para darle las gracias. (Aquí ya Orr rechaza las gracias con un “Vete a la MIERDA”, ya que es consciente que ha pasado la raya de la moral y la cordura, más allá del bien y del mal, a un juego que le sobrepasa y por eso le dice a Luthor que ha sido UN JUGUETE en sus manos).

b) Luthor le dice que tiene OTROS planes (como puede ya inferirse de la puesta en escena, estos “otros” planes van dirigidos al señor Orr). Y que se reúna con él en la torre de Lexcorp. Por supuesto, Orr le contesta no sin cierta flema: “No te molestes”.

bermejo-superman-37.jpg

c) Pero Luthor le contesta: “Ya ESTÁ en camino” y vemos el gesto desencajado de Orr. La sentencia ya está echada: Luthor habla desde el pensamiento a continuación, “como un castillo de naipes… NO SE PUEDE discutir contra la REALIDAD. Hay razones químicas que ocurren a nivel molecular que HACEN que la hierba sea verde… a menos que uno sea daltónico… tomando eso en consideración… ¿… No es la PERCEPCIÓN MÁS REAL que la misma REALIDAD? NO PUEDO CAMBIAR el color de la hierba… pero, ¿PUEDO cambiar cómo se PERCIBE? CREO QUE PUEDO” El pasaje es de una belleza sobrecogedora: aquí se está hablando, en su estructura profunda, sobre la muerte de Orr. Mientras está narrando este soliloquio Luthor, se suceden las viñetas de cómo Orr mira por la ventana y se percata que pueden que lo estén ya esperando… personas muy sospechosas en la calle ¿son realmente malos o su instinto o PERCEPCIÓN hace que vea lo que realmente creemos? Luthor es un maestro de la mentira, como él mismo dice, puede cambiar la PERCEPCIÓN de las cosas y los hechos. El señor Orr huye de su habitación de hotel dejando las botellas por el suelo con su líquido derramándose sobre la moqueta, y dejando en el ambiente una sensación de vacío y desamparo.

bermejo-superman-38.jpg

Orr ya está muerto. Aquí hay una elipsis en la que el lector debe completarla.

Un detalle de paralelismos…

En el capítulo nº 3, aparece una viñeta de la mano de Superman soltando a BatmanBatman se da un trompazo de cojones.

bermejo-superman-16.jpg

En el capítulo último (5º del cómic book americano) aparece la mano de Hope soltando al maniaco Winslow… Éste cae al vacío para estrellarse contra el suelo. Superman, finalmente, lo rescata.

paralelismos-bis.jpg

a) Son dos viñetas casi idénticas.

b) Los mensajes son totalmente distintos: el primero Superman no tiene misericordia de Batman, en el segundo, sí la tiene por un psicópata.

Además, la viñeta de la mano de Hope soltando a Winslow aparece la palabra “JUSTICIA”.

Creo que nos está diciendo… ¿Qué es más justo, esto o lo otro?

El monólogo final de Luthor en el último capítulo…

Es curioso cómo Luthor, de nuevo, vuelve a incurrir en contradicciones. Dice golpeando el cristal del ventanal frente a Superman:

“NO PUEDES [ver su alma]. Porque si PUDIERAS… verías a un hombre que VOLUNTARIAMENTE se ha NEGADO a sí mismo la FELICIDAD… que ha renegado de la ESPERANZA… por el MUNDO. Por un MUNDO sin un SUPERHOMBRE. SÉ que no puedo DERROTARTE… SOLO. Pero NO estoy solo. Somos seis mil y pico de millones.. y tú sólo UNO. Y podemos devolverte a la OSCURIDAD de la que vienes. Lo que el mundo te ha visto hacer esta noche… Aunque sólo CAMBIASE lo que uno de ellos piensa de ti… Por favor, vete… La MEDIDA de las ELECCIONES que toma un hombre… la da lo que RECHAZA por ellas. YO soy un HOMBRE. Tengo ESPERANZA.”

Bueno ¿qué contradicciones y a qué conclusiones se llega?

Lo que nos está diciendo Luthor, es que la gente, la humanidad cambie de opinión con respecto a Superman, que es una elección —VOLUNTAD DE ELEGIR— olvidarse del superhombre, de la Divinidad, porque mediante el OLVIDO, del RECHAZO, es la única manera de derrotarlo… Ningunear a algo o alguien, RECHAZAR de la existencia de Superman se consigue la esencia del no-ser. No olvidemos que un no-ser es Hope, la ESPERANZA de Luthor.

Ahora bien, la mayor contradicción de Luthor es la siguiente:

Dice que su objetivo es el rechazo y olvido, en definitiva, la ESPERANZA de que la humanidad tenga la VOLUNTAD DE ELEGIR para olvidar a Superman: todo es ESPERANZA… Pero, ¿no es la ESPERANZA un estado latente de sufrimiento por el hecho de que es estado de recibir algo, pasividad, y en síntesis, es DESEO —anhelo— de algo?

Luthor no aguanta este estado abúlico y cobarde… De hecho, en el capítulo tercero, el del enfrentamiento entre Batman y Superman, dice lo siguiente del DESEO:

“Pero hay algo evidente sobre Bruce, más allá de la máscara que lleve… su PASIÓN. Algo PALPABLE, casi MAYOR que el propio hombre. Y si hay PASIÓN… Hay DESEO. Y el DESEO expresa un VACÍO en el hombre. Me pregunto no sólo CUÁL es ese vacío… sino CUÁN PROFUNDO es. Y si tengo los medios para LLENARLO.”

En rigor, Luthor es un hombre con un vacío que no se sabe lo profundo que es y no tiene medios para llenarlo, pues su ESPERANZA es un estado de DESEO, un estado latente de sufrimiento.

En esta contradicción resultante, se consuma la derrota de Luthor: con sus propias palabras… Por eso nunca va a poder vencer a Superman.

El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire enviame_un_email.gif

Análisis profundo de Lex Luthor: Hombre de Acero de Azzarello y Lee Bermejo (Segunda parte)

El tercer número de la miniserie es cuando Luthor viaja a Gotham para conseguir “unos logros científicos contra el alzheimer”de las empresas de Bruce Wayne. Con unas dotes persuasivas de primera magnitud, Luthor le plantea un quid pro quo —yo de toy, tú me das— a Bruce Wayne.

Al principio de ese número, Luthor tiene una conversación con Alfred cuyo tema fundamental, el que subyace es que “el RESPETO se GANA, no se hereda”. En ningún momento debemos olvidar esta premisa para comprender plenamente este importantísimo capítulo.

A continuación introduce un monólogo de Luthor, un pensamiento sobre el deber de ELEGIR, pero elegir lo que QUEREMOS SER. Aquí Luthor dice que el ser abúlico y pasivo es un cobarde y sólo con la VOLUNTAD DE ELEGIR lo que queramos es el acto más fundamental del ser humano.

No nos olvidemos tampoco de esto (aquí, sinceramente, Azzarello ha mamado del teatro Shakespeariano, más concretamente del Hamlet y el tema de la indecisión). Con maestría los autores introducen en la narración gráfica un recurso retórico denominado prolepsis (conocimiento anticipado de algo) y anticipan el acto de VOLUNTAD DE ELEGIR —con la kriptonita en la mano— que ha realizado Batman para GANARSE EL RESPETO (un respeto que debe ganar), un respeto que desde hace mucho tiempo Batman ha perdido frente a Superman en multitud de ocasiones.

bermejo-superman-17.jpg

Seguidamente comienza la secuencia de la cena entre Luthor y Bruce Wayne. Luthor introduce una pregunta de por qué dejó sin terminar la comida de negocios que tenían (maravillosa elipsis sobre lo que pasó por la noche disfrazado de Batman para combatir el crimen) y Luthor le dice que el “postre” le tuvo que sentar mal porque tiene una pupita en un ojo y por eso lleva gafas, un hecho, como lector, nos extrañaba (deliciosa narración de cómo Luthor señala con el dedo su ojo). Después Luthor suelta una frase lapidaria e importantísima para comprender todo: “-Es TU ciudad. -¿Verdad que sí?”. Son dos frases aparentemente sin importancia pero se están diciendo más por lo que esconden que por lo que muestran. Aquí, vamos observando los paralelismos: Luthor es (o quiere ser) amo de Metrópolis, Bruce Wayne-Batman es el amo de Gotham. Son sus ciudades. Luthor proyecta su imagen en la figura de Bruce Wayne, éste en un reflejo de Luthor a su manera (incluso vemos el lado viril de Bruce Wayne al sentirse atraído por una mujer en el restaurante, nada es casual). Todo es un mecanismo de relojería. Más adelante, Luthor, ya en el avión de vuelta a Metrópolis, introduce un pensamiento es lo que dice algo fundamental: que Bruce Wayne “exuda… MAGNETISMO ANIMAL. Quizá le tenga ENVIDIA por eso…” Aquí se introduce una de las taras de Luthor, la de héroe de acción física: es tan racional tan racional que no puede tener PASIÓN-acción.

Pero en donde está la génesis de todo el conflicto que lleva a Batman a enfrentarse a Superman es en la bellísima conversación en off mientras luchan Superman y Batman en el futuro (flash forward) que introduce el tema del Dragón: aquí Luthor va a lo fundamental, a lo simple, que Superman al no ser humano, es imprevisible y que antes de que te lo esperes, te machaca, y que no crea que está al lado del humano (un ser humano que falla), si no que está al lado para vigilarlo y darle el sentido que Superman quiere.

bermejo-superman-45.jpg

¿Es lícito que nos manejen nuestro futuro? ¿No tenemos derecho a fallar como humanos? ¿Por qué debemos delegar la raza humana a un elemento exterior, ya sea alienígena, ya sea de Dios? Plantea Luthor a Bruce Wayne.

Finalmente contesta Bruce Wayne: “¿Qué ELECCIÓN tenemos?”, y Lex Luthor sentencia con meridiana lucidez: “Ésa es la pregunta equivocada. Lo que deberías preguntarte es… ¿Qué podemos ELEGIR hacer?”.

Azzarello cierra el capítulo con el mismo tema que empezó: la VOLUNTAD DE ELEGIR para GANARSE el respeto. Además, Luthor le contesta (después de que Bruce Wayne le dice que no podrá vencerle) que lo importante es CREER, no tomar a Superman como a un mito —ya que sería invencible—, sino que tenemos la oportunidad de SER GRANDES, que sea la raza humana el verdadero motivo por el concepto de superación (ser míticos).

Luego aparece una última conversación telefónica entre Luthor y Bruce Wayne (con la cara todo hostiada por Superman) y con la decisión de ELEGIR, dar los remedios que le pedía Luthor, creyendo Bruce Wayne que va a hacer un bien para la humanidad… ¡Qué bueno es Luthor en sus dotes persuasivas! Sin darnos cuenta ha hecho un plan perfecto. Ya lo he dicho, mecanismo de relojería.

El “problema” de este capítulo es que es muy complejo estructuralmente (por los constantes saltos de tiempo y sus palabras tan sutiles y finas): lo conjuga como piezas aparentemente sin conexión, para después montarlo al final del capítulo en la mente del lector. Existe una elipsis grandísima, de cómo Batman desafía a Superman: la motivación ya la sabemos por la conversación sutil entre Luthor y Bruce Wayne, ¿para qué mostrarla? Esto se le llama economía de elementos.

En resumen: Luthor está dándole a un compañero de PODER, en este caso al magnate Bruce Wayne (y de alguna manera se ve atraído y lo admira), la kriptonita para compartir un arma contra la amenaza del hombre. La secuencia en dónde sale con Luthor y Superman alternativamente me parecen de lo mejor del cómic desde un plano icónico: de lo que representa Batman como hombre, con cualidades extraordinarias (reflejo en cierta manera de Lex Luthor en Batman) y sus posibilidades ante la amenaza alienígena de Superman y el destino de “esa lucha”… ¿Tiene algún sentido todo?

– Análisis profundo de Lex Luthor: Hombre de Acero (Tercera parte) –
El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire enviame_un_email.gif

Análisis profundo de Lex Luthor: Hombre de Acero de Azzarello y Lee Bermejo (Primera parte)

lex-luthor-hombre-de-acero.jpgLex Luthor: Hombre de Acero es un tebeo escrito por Brian Azzarello y dibujado por Lee Bermejo, con colores del brillante Dave Stewart. Es una serie limitada de 5 números que se acerca a la némesis de Superman, Lex Luthor, para comprender sus actos, pensamientos y contradicciones. Azzarello nos presenta un Lex Luthor muy carnal, con unas desaforadas ansias de poder que abrazan lo maniaco, incluso psicopático, pero, como todo ser humano, tiene unos deseos, motivaciones y debilidades como cualquier otra persona.

Es una serie que requiere morosidad en la lectura por su alto contenido literario, ya sea en el discurso de Lex Luthor, ya sea en la estructuración de la historia, ya sea en la simbología, que es mucha. La prosa de Azzarello es de una calidad asombrosa: es rocosa en todo momento, lúcida cuando se requiere, reflexiva en los conceptos y lírica en los estratos de la locura y el absurdo.

Por su parte, Lee Bermejo, despliega todo un repertorio expresivo de las figuras, en sus comportamientos, su puesta en escena, los silencios, la caracterización de personajes, se amolda en cada momento -en la textura de su trazo- a lo que se va contando. Es un dibujo deslumbrante con una narrativa sobria y de peso. Bermejo demuestra lo que es un dibujo realista, profuso y carnal, con una narratividad ágil y en momentos deslumbrante. Esto es un ejemplo de cómo un dibujo realista no es premisa de no narratividad.

La historia nos cuenta de cómo Lex Luthor vive, siente y piensa sobre Superman. Sobre ese ser alienígena que ha llegado a la Tierra como un falso salvador o redentor… un ser que no es humano y que se hace el bueno, o por naturaleza, o por interés. Es la historia milimétrica en su concepción y en donde está todo pensado: aquí no hay nada para la improvisación.

-Absténganse los que no se han leído el tebeo-

Luthor no es tan bueno cómo pretende hacernos creer, simplemente está dando una versión sincera de lo que piensa y siente… en rigor, Luthor es un grandísimo hijo de ****. […] Esto es perspectivismo. Luthor no es bueno, se CREE bueno para el mundo, es un hombre que tiene una visión maniquea de la vida y centra su vida en el PODER y eso le lleva a ser UN HIJO DE PERRA de los grandes.

4567_400×600.jpg

Un tema fundamental y principal del tebeo es el de la Divinidad.

La máxima aspiración humana siempre ha sido llegar a la unión con lo DIVINO, y ser partícipe de la Divinidad. En definitiva, tutear a Dios o ser un Dios.

Este tema, representado obviamente en el personaje de Superman, desde el plano humano, es decir, desde el punto de vista de Lex Luthor, es el símbolo de LA TORRE DE BABEL. Esto está representado en la construcción de Lexcorp (Lex Luthor) en una torre de la ciencia que desafía el Cielo. Incluso Luthor comenta que él no quiere terminarla, para que sea la humanidad para que siga construyéndola. Azzarello recurre a la iconografía para representar esa imagen mítica (recordemos el cuadro famosísimo de Brueghel de La torre de Babel no terminada que horada las nubes del cielo).

la-torre-de-babel.jpg

la-torre-de-babel-bis.jpg

En lo alto de esa torre de la ciencia brilla una estrella (metáfora de la divinidad —recordar la imagen del triángulo divino con el ojo—) o faro que va a servir como guía de la humanidad. Luthor comienza una tarea de ascensión o Camino de Perfección para llegar a la Divinidad (el camino de perfección está personificado en la metáfora de LA ESCALA -o escalera para que nos entendamos-, en donde la persona debe superar pruebas, barreras por medio de la virtud, subir peldaño a peldaño y cuanto el hombre sea más JUSTO, más fácil conseguirá subir), de esta manera, Luthor está desafiando a lo Divino, es decir, a Superman.

No olvidemos que Luthor compara a su Hope con el faro o estrella que debe guiar a la humanidad.

Voy a poner a continuación el pasaje en el capítulo nº 4 (4º comic book americano) en donde dice explicítamente el tema de la TORRE DE BABEL y el proceso de la ESCALA o escalera para unirse con la divinidad —no olvidemos que el tebeo abre con este tema—.

Habla Luthor:

“… Oigo rumores de que algunos le tenéis miedo a las ALTURAS… Pero creedme, aquí arriba en las nubes, no hay nada que temer, pues es donde está el futuro. El VUESTRO… y el MÍO… El ser humano es una especie que… con fallos y todo… aspira DESAFIANTE a llegar más ALTO. Algunos podéis creer que es porque subimos por una ESCALERA. Otros creerán que queremos volver allá de DONDE SALIMOS. Pero, sea cual sea vuestra doctrina, aspirar a las nubes es algo que TODOS debemos COMPARTIR.”

“… Porque no hemos TERMINADO. Y este edificio tampoco lo está. Las plantas superiores se dejarán tal como las veis… Esperando a que VOSOTROS las TERMINÉIS.”

“… Creo que debemos CONTROLAR nuestro PROPIO DESTINO. Creo en un PODER SUPERIOR. Creo que necesitamos AYUDARNOS para alcanzar las nubes. Creo que POR ESO se nos puso en este planeta. Y creo que Lexcorp os da… ESPERANZA”

Más claro, agua.

Gracias a Juanjo Palacios de Zona Negativa, anotando el tema de la edad de Luthor y Superman, y lo parecidos en juventud, me ha hecho pensar varias cosas.

bermejo-superman-01.jpg

Creo que en el tebeo, uno de los temas fundamentales que toca Azzarello es el de la virilidad, lo viril. Me explico.

bermejo-superman-12.jpg

Cuando aparece por primera vez Mona, su secretaria personal, surje en su conversación el DESEO de la mujer por un “hombre” como Superman y lo que representa como figura sexual para una mujer. Además, esta conversación junto con las posteriores a lo largo del tebeo traspiran un gran contenido sexual que no es baladí. Luthor se enamora de su creación Hope, de manera idealista —eso es obvio por el nombre que tiene, Esperanza, y el concepto de su creación, conseguir el bien de la humanidad y su realización de poder—, pero también necesita reafirmarse en el plano sexual en respuesta a la atracción de la mujer por Superman.

bermejo-superman-13.jpg

Ahora bien, Luthor se equivoca en lo fundamental: realiza un acto sexual con un no-ser, es decir, con alguien que no tiene VOLUNTAD y decisión de elegir, de aquí que sin querer incurre en una gran contradicción por todo lo que él promulga y piensa en todo el cómic. Azzarello se ayuda del dibujo de Bermejo para configurar la fisonomía tanto de Luthor como de Superman. Podemos observar que tanto Luthor como Superman tienen un físico totalmente sexual y viril. ¿Habíais visto alguna vez este Superman? La verdad que no. Aquí no tiene un físico superheroico como lo puede dibujar Jim Lee, por ejemplo, sino que Superman está construido en consonancia de este tema viril. Esto me hace recordar, peregrinamente, a la Iliada, en el enfrentamiento viril y sexual de Aquiles y Héctor por Helena (que es el ideal de mujer) en la ciudad de Troya. Héctor, humano y gran luchador, y Aquiles, un semidios. El enfrentamiento entre Luthor y Superman se me antoja muy parecido por estas coincidencias.

Además, como a Héctor, Luthor tiene la batalla perdida de antemano.

Recapitulando: Luthor es un ser CASTRADO ante Superman. Creo que el que sean los dos jóvenes y sexuales, no es casual.

– Análisis profundo de Lex Luthor: Hombre de Acero (Segunda parte) –

El minino Fritz, mi alter egoYorkshire enviame_un_email.gif

El trazo sexual de Guillem March

Como se acerca la reseña de Works, de Guillem March, aprovecho para reciclar unos post de mi antiguo blog para actualizar información de éste.

A raíz de un comentario de JQ, El Cisne Negro, me he inclinado por hacer una pequeña semblanza sobre el trazo de dibujo de Guillem March, dentro de su obra Sofía, Ana y Victoria, último álbum de este autor balear que ha editado Diábolo Ediciones.

guillem_trazo_portada1.jpg

La portada del cómic es de una elegancia exquisita. Es el trazo ya elegante y acabado, sexual y cálido, turgente y de síntesis. A primera vista nos enamoramos por la candidez de vida, juventud aniñada. Una joven sentada con trazos largos y generosos, un trazo forma de saber lo que se hace: tinta que moldea un ánfora hembra.

guillem_trazo_portada_sofia.jpg

La portada que sirve de pórtico a Sofía, es de una belleza lenta y honda, el alma del personaje está en equilibrio con trazo de una sóla línea. Aquí no hay líneas secundarias ni líneas de apuntalamiento del solar: sólo es decisión, movimiento y carnalidad humana, pero de gente normal, como tú o como yo.

guillem_trazo_sofia.jpg

La historia Sofía es de un trazo más presuroso, compulsivo, donde lo importante es narrar, donde lo plástico impera sobre la elegancia. Pero en este trazo no hay duda, sólo salto al vacío.

La portada de Ana, la segunda historia, es bipolar: porque en rigor son dos dibujos y porque son dos formas de interpretar la tristeza y la soledad.

guillem_trazo_portada_ana_01.jpg

Ana efímera y evanescente, de trazos vaporosos y transparentes que en la retina del lector se refleja como un suspiro. Trazo que hiende el papel y respira finísimo. Estamos en un juego de espejos: Ana que parece que se mira en un espejo que se refleja en nuestra pupila que proyecta la imagen en nuestra mente. Una ley física/poética de vasos comunicantes.

Damos la vuelta a la portada y nos encontramos con el escorzo violentado de Ana.

guillem_trazo_portada_ana_02.jpg

Tenemos un trazo más austero en sus cabellos flameantes, más económicos pero más líricos y difíciles de conjugar. Después está el trazo húmedo de la camisa destrozada. Luego el trazo denso de las piernas y culo, la meticulosidad del nudo de los cordones, y, finalmente, manchas de tinta en el suelo de arena negra, sucia y arisca como lo que se cuenta en la historia del personaje.

El dibujo de la historia de Ana es limpio, terso y suave como un mes de septiembre.

guillem_trazo_ana.jpg

En esta historia, Guillem, ha optado por una línea flexible pero rotunda, una narración elástica como el tipo de historia que nos habla: un thriller de verano de playa. Tema inhóspito en el cómic.

La portada de la historia Victoria es de diseño, pero no despectivamente, sino de diseño artístico, diríamos, diseño que narra.

guillem_trazo_portada_victoria.jpg

Aquí el trazo es hiperrealista, glamoursoso, más objetivo que nunca, pero también más orgánico, en el sentido de que la composición narrativa del dibujo está más elaborada y, por consiguiente, más compleja. Como dijimos, trazo orgánico, si se me permite.

El trazo de la comedia romántica Victoria es seguro, perfecto, leve cuando se requiere.

guillem_trazo_victoria.jpg

Las curvas del trazo son elegantísimas y lentas, de autor consagrado. Guillem virtualiza el pincel con un trazo de estilo.

Casi al final, la portada de Ángela,

guillem_trazo_portada_angela0.jpg

el último suspiro del libro, la coda carnal de su trazo. Aparece la carnalidad de la mancha, del trazo grueso, confiado. Un trazo con mirada picante.

Y finalmente, la sonrisa en los labios, la historia de Ángela:

guillem_trazo_angela.jpg

cuatro páginas de trazo elástico y sexual.

El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire enviame_un_email.gif

Published in: on noviembre 6, 2006 at 5:20 pm  Comments (5)  
Tags: , ,

Guillem March, nuevo descubrimiento

Ya que hace poco que he terminado Works, el recopilatorio de Guillem que ha sacado la Editorial Dolmen (¡Guillem, vaya cómo te miman estos tipos! La verdad que se merecen un diez), me he decidido a reciclar reseñas de mi antiguo blog para mostrar lo bueno de este artista mallorquín.

guillem_victoria.jpgHace unos días leí Sofía, Ana y Victoria de Guillem March y me deparó una maravillosa sorpresa. Después de haber leído algunas lecturas marvel y dejarme bajo el sopor y abulia de sus historias, me dispuse con desgana a leer un cómic de un autor español. En el instante de leer la primera página del álbum, ya me quedé prendado por su frescura: una narración ágil y sin alharacas en donde prima lo esencial. Guillem March es un autor sincero y que no quiere engañar. Es un autor de raza donde los subterfigios narrativos y los dibujos de cara a la galería rayan por su ausencia. Aquí no hay poses, aunque haya tías y tíos buenorras/os a tutiplén. ¡Qué injustos somos los lectores de comics!… ¿Por qué no leemos lo nuestro? Mejor aún… ¿por qué no leemos a autores independientes con su obra? Estamos hartos de aguantar las mismas pamplinas de editorial pertinente porque tal cosa no va con la continuidad del personaje o que no es lícito para la industria o qué sé yo… Cuando leemos a Marvel o DC nos entra un alienamiento encima que uno no puede salirse, está enganchado. ¡Señores, que narran casi de la misma manera y encima tienen los mismos entintadores en varias colecciones! De un tiempo acá nada más veo lo mismo: los mismos dibujos, colores e historias de siempre.

Publicado por Diábolo Ediciones, Sofía, Ana y Victoria narra trozos de vida de cuatro personajes femeninos. La primera historia, titulada Sofía, nos encontramos con una joven insegura y autodestructiva que ha sido dejada por su novio. Estupendo análisis de la psique de la joven pero que puede resultar demasiado discursivo en ocasiones. Esto no quiere decir que sea un defecto en ciernes, sino que Guillem March reflexiona hasta la extenuación el eterno debate entre los sentimientos y la razón. Se le nota que aquí está experimentando con el guión y no le da ningún prurito mostrarnos todos los pensamientos de la protagonista. Lo que sí peca en algún lugar de esta historia es de verosimilitud: cuando le roban el bolso a la protagonista y la consiguiente reacción de Sofía.

guillem_victoria_02.jpg

La segunda historia, Ana, es un paso adelante. Guillem nos brinda un thriller amoroso en un lugar de playa. La Beautiful People en todo su esplendor, gente joven viviendo el presente. La narración en esta historia es ya poderosísima y los personajes están perfectamente acabados. El personaje de Ana está mostrado con maestría: la joven es la típica devorahombres que no asume las derrotas.

En la tercera historia, Victoria, Guillem March da un salto de calidad soberbio. La narración es deslumbrante, el dibujo fascinante y la historia es de comedia romántica pero de las buenas. Imprescindible. Es en esta historia en donde Guillem se hace mayor. Particularmente me gusta este tipo de historias porque, aparentemente, no pasa nada. Creo que este es el camino. Aquí, donde no importa quién o dónde. Me encanta. La última historia, inédita, se titula Ángela, funciona como una coda o epílogo para todo el libro y te deja con una sonrisa en los labios.

guillem_victoria_01.jpg

Guillem March es una apuesta segura, por supuesto, pata negra de 5 jotas.

Ya soy un fan incondicional. Podéis ver su página web en esta dirección: http://guillemmarch.blogspot.com/

El minino Fritz, mi alter egoYorkshire josemaria@edlimitada.com

Published in: on noviembre 5, 2006 at 8:35 pm  Comments (9)  
Tags: , ,