Iron Man: Extremis de Warren Ellis y Adi Granov, Ed. Panini, 2006

Warren Ellis es un autor que interpreta al hombre, pero dentro del teatro de la modernidad, desde posturas psicologistas y antropológicas. El estilo de cirujano, de desgarradura moral, más que física, estigmatiza al individuo en una sociedad desprovista de pasiones e idealismos.

iron-man-extremis-portada.jpg

La representación de lo occidental, entonces, se alimenta de silencios y gritos, crueldades y violencias, como también de miserias y piedades; a saber, que la existencia es asombro y agónica, proclive a la ausencia de voluntad de bien e irreducible en trascendencias cristianas. Sólo está el hombre y el mundo, pero también sus conflictos y miserias.

La miniserie Extremis de Iron Man analiza la moralidad y el destino de Tony Stark, confrontándola con el individuo de a pie, el mundo y las circunstancias.

El arranque de la historia muestra la contemplación del hombre frente a su reflejo. Tony Stark se mira al espejo del cuarto de baño para buscarse, ver su rostro (que en las molduras de nuestra faz está el destino) para reconocerse, autocontemplación. Lo que le transmite es cansancio e inmovilidad, es decir, el lastre de lo cotidiano y verosimilitudes gastadas que golpean como un batán silencioso la conciencia del héroe. Diríamos que, contemplarse, es un acto trágico, pues nos nutre de memoria y mortalidad.

im03.jpg

Lo que (me) interesa de Tony Stark son sus motivaciones y anhelos. En la entrevista que le hace un reputado periodista sobre sus actos pone de manifiesto que el hombre que inventa avances tecnológicos y médicos para la Humanidad, contribuye concientemente a la carrera armamentística del Ejército de los Estados Unidos. El periodista le espeta, no sin mordacidad y autocomplacencia, que sus “colaboraciones” armamentísticas desencadena amputaciones y muertes de niños en Oriente Medio. Aquí, de lo que se trata, es de la negación de la voluntad: todo acto desencadena consecuencias que indefectiblemente acompañan a la motivación. ¿Hay que hacer mal para hacer bien?

Tony Stark está esperanzado en el porvenir del futuro de la Humanidad, en la que el hombre puede ser más justo y más perfecto, que aunque tengamos el pesimismo y la desventura de la voluntad que elegimos, habrá una actuación elegida de ser mejores y de ser menos malos.

Extremis es un suero que altera la configuración genética de la persona convirtiéndola en un superhombre. En un primer momento, Iron Man se enfrenta a un individuo insuflado con el extremis. Las consecuencias de esa confrontación van a ser inéditas para nuestro héroe: el estatus del personaje va a cambiar para siempre. Evolucionar o morir.

adi_granovd.jpg

Aquí Warren Ellis establece la unión del hombre y la máquina de una manera plena: racional y sensitiva. Aunque esto no es nuevo, sí es sorprendente que se haga con un icono de la Marvel que se ha caracterizado por ser demasiado humano. Ahora va a ser una máquina pensante y una fuerza biomecanizada.

Recordemos que unos de los presupuestos de la bioenergética es que todas las máquinas son, en cierto sentido, extensión del cuerpo humano, y funcionan en conformidad con principios que operan dentro de él (Alexander Lowen dixit).

Ahora bien, en el caso particular de los varones (y el tema de la virilidad de Tony Stark no es baladí), conciben el cuerpo como una máquina y que conjuga nuestra identidad, programada para superar obstáculos, enfrentándose a problemas, vencer dificultades y estar siempre a la ofensiva.

iron_man2_pg16.jpg

Es curiosa la reacción de Tony Stark cuando una doctora apela a la ayuda de los Vengadores ante el Mal: no interesa que sea derrotado, sino que lo realmente importante es su especificidad desde la órbita de la masculinidad. En el subconsciente de Tony Stark, hay una vocecilla que arenga sobre la existencia, su misión y su fin. No hay vuelta atrás. Él debe encontrarse con el Mal. Él con su némesis: pues siente que su territorio y su cuerpo está o ha sido amenazado, pues siente que alguien (o él) podría descubrir que es prescindible y ser reemplazado, y, finalmente, siente que no es un héroe apto y se le ve incapaz para mantener su estatus cuando está en una situación difícil o está presionado.

Sólo debe quedar uno.

Señores, en consecuencia, ¿estamos hablando únicamente de ego?

PD: Recomiendo encarecidamente la visita a la reseña de nuestro lúcido compañero No fui yo, en su espléndido blog Comicolate, en donde aborda distintos temas a los tratados aquí. Incluso los comentarios tratados son igual de jugosos que el artículo. Siempre es visita obligada.

No menos interesante la estupenda opinión-reseña de nuestro amigo Ternin, en su blog Historias de un Marvelita. ¡Buenas, compañero!

El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire enviame_un_email.gif

Anuncios
Published in: on diciembre 2, 2006 at 9:25 am  Comments (15)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://enlasarenasdemarte.wordpress.com/2006/12/02/iron-man-extremis-de-warren-ellis-y-adi-granov-ed-panini-2006/trackback/

RSS feed for comments on this post.

15 comentariosDeja un comentario

  1. Gracias por el comentario. Joer, Yorkshire tú si que sabes sacarle punta a un cómic. Te envidio tío. Por cierto, aver si algún día del puentepuedes quedar y echamos un rato de charla comiquera. Un abrazo.

  2. Nuevamente un excelente análisis. Merece la pena la espera entre “posteos”. Desde luego sabes crear con tus palabras la sensación de lectura imprescindible de todas las obras que comentas. Espero ansioso tu siguiente post. Que lo sepas.

  3. A ver si me pongo y leo todos tus post que tengo atrasados (que además tienen muy buena pinta), aunque este de Iron Man lo dejaré para después de leer el tomo, que lo tengo ahí en espera.

  4. Gracias por todo, compañeros 🙂

    Ternin, venga, a ver si podemos quedar un día del puente.
    Civ, lee, lee, y después te acercas por aquí.
    Gaylofollen, tampoco es que sea imprescindibles, lo que ocurre es que a mí me interesan ciertas cosas que a lo mejor a otros no le interesan. Disfruto mucho de las pequeñas cosas.

  5. Un post tan genial como siempre, Yorkshire. Muy interesantes todas tus reflexiones. Me ha gustado mucho el arranque, en el que pasas de la visión panóptica de la sociedad occidental a la visión íntima del individuo frente al espejo. Coincido contigo en que las cuestiones morales, que sobrevuelan todo tu escrito, ocupan un lugar preeminente en el cómic tratado. Me llama la atención, además, la alusión que haces al tema de la masculinidad. Pero quizá tu explicación es un tanto breve, y presupone seguramente algunas reflexiones previas, con lo que no sé si te habré entendido correctamente. La concepción del cuerpo que atribuyes al ente masculino, por ejemplo: ¿cómo la justificarías? ¿Es diferencial respecto a la de la mujer? ¿En qué sentido? ¿Podrías aventurar alguna causa de esa diferencia?

    Por lo demás, creo que tampoco termino de entender las dos últimas frases antes de la postdata. ¿Podrías orientarme un poquito?

    Espero que no te moleste que te haga estas preguntas. Pero es que las cuestiones me parecen muy interesantes, y quisiera estar seguro de entenderte bien. Cuento de nuevo con tu tolerancia y tu paciencia para conmigo.

    PS: Eres en exceso amable, Yorkshire. Muchísimas gracias por tus palabras sobre mi blog. En lo que es seguro que aciertas es en que lo mejor se va a los comentarios, en especial cuando me visitáis los que realmente entendéis sobre tebeos y otras cosas…

  6. muy buen post gracias por el, tratare de conseguir ese tomo (aunque no me gusta iron man) jaja por cierto tienes alguna reseña del comic de runaways?

  7. Yo no suelo comprar nada de tipo superhéroes hace la tira. Bueno me compré el Spiderman de Ditko y luego el de Romita, más no, que se repite, se repite, se repite…

    Este de dibujo no tiene mala pinta, que es otra cosa que me tira para atrás en estos temas. Esa serie de dibujicos juveniles que no tienen chicha ni limoná…

  8. Excelente post !! Atractivo y llamativo como siempre !!

  9. Y qué bien escribes, jodío!!

    A los que hacemos reseñicas de 5 líneas nos dejas a la altura de… 5 líneas, claro.

    Me apetece este tomillo, creo que caerá cuando me recupere de Expocomic.

  10. Al final va a tener que ser apuntado en la lista … que no dejade aumentar…
    Ays!

    Hola, de nuevo!

    Besitos

  11. Al final he comprado este comic y es una auténtica joya, aunque yo venga de la era vertice byn.

  12. Vuelvo de nuevo y con el pecado terrible de haber dejado tirados irremisiblemente estos comentarios desinteresados de gente amable y sin escrúpulos. Perdónenme vuestras mercedes, pero me conjuré, juré y me comprometí que no volvería a esto de lo blogeril hasta que no acabase lo que tenía que acabar: que he estado haciendo cosas y desaguisados más que importantes que no podía más postergar y tuve que negarme a no meterme en estos lares porque esto engancha mucho, pero mucho, mucho. Ya lo sabéis. Perdónenme todos, por favor. Y si no, escúpanme a la cara o denme una bofetada que me lo merezco que luego pondré la otra mejilla para aquél que le guste lo duro, pues me lo merezco.

    Señor No fui yo, para usted la primera contestación, ya que es la más ardua y peligrosa 🙂 Aprietos me metes por doquier y yo muy gustoso de que me pongan en aprietos. Ahí va:

    El hombre, dentro de su masculinidad (esto es una perogrullada porque todo hombre es masculino), tiene la especificidad GENÉTICA o fisiológica de amo de la manada, de querer proteger y resguardar a sus congéneres, pero a diferencia de la mujer, que también quiere eso, el macho utiliza la fuerza, psicomotricidad, hablando en plan científico o técnico. La mujer recolecta, amamanta, cuida de la camada… e incluso manda, pero no PROYECTA la acción de mando al grupo o a la sociedad, sino en la intimidad. El hombre es demostrar, la mujer confirmar la acción.
    Por eso, el hombre utiliza constantenmente la coraza, la máscara, el sernos útiles frente a los demás y mirar con fuerza los pasos que damos. Además, caemos en la trampa del cuerpo que utilizamos como máquina para lograr los objetivos laborales, profesionales o personales (ya sea en un puesto de responsabilidad, en el matrimonio o con los amigos): somos conductas masculinas con conciencia ¿? y que no podemos liberarnos de nuestros cuerpos, de la máquina que es ser hombre, ser masculino.
    Desde chiquititos nos embeben de que el hombre no debe llorar, que quejarse es de maricones: además, recuerda que la que siempre nos cuidaba más (o nos amamanta todavía) es nuestra mamá. Es la que expresa más, la que siente por notrosos desde las palabras y los gestos, la que siempre nos ha llevado al médico cuando hemos estado malitos.
    El hombre y su cuerpo, nunca han tenido tregua. Siempre ha sido impertubable, impenetrable, diríamos, queremos dar la sensación de QUE NUNCA AFLOJAMOS. En el hombre, el cuerpo es su herramienta de defensa, de competición, para superar obstáculos.

    No fui yo, ¿quién es Tony Stark? Un tipo inteligentísimo que se mete en una armadura y que encima es un ligón. Es el macho. Por eso esta expresión del post:

    Señores, en consecuencia, ¿estamos hablando únicamente de ego?

    Tony Stark es la doble metáfora del hombre como género. De ahí la frase, que tiene también una doble metáfora: si el hombre sufre de masculinidad y eso configura su ego, ¿no será, a fin de cuentas, la reacción de Tony Stark una cuestión de masculidad sobre masculidad (que es el ego)?

    Espero que te haya quedado claro algo. Y si no comenzamos otra vez de otra manera 🙂

    Hasthur sólo me leí en su momento los dos primeros números de Runaways y la vi muy normalita. Después me han dicho que se pone mejor. A ver si saco tiempo para leérmela ahora que la colección está parada en España.

    Señor Dionisio, es que usted es de otra cepa, no más viejo 🙂 sino más clásico en sus gustos.

    Don Lector de cómics, tan instructivo como siempre: no me saque los colores por favor, que más de uno quisiera leer como usted de bien lee.

    Colega Merrick, eres un tipo de tronío: y tú con un trazo de dibujo o de ingenio valen más que todas mis palabras, palabras, palabras.

    Señorita Mar, perdone por ponerle los dientes largos, pero las cosas son así: uno reseña normalmente lo que le gusta. Usted elige.
    Besitos.

    Alegría me da, señor Prades por pasarse a destiempo por estas arenas rojas de espanto y con atmósfera venenosa, en este planeta rojo como un rubí de muerte. Y estoy contigo: para bien o para mal, es un gran tebeo.

  13. Hola de nuevo, Yorkshire, y muchas gracias por tu contestación: ahora me queda mucho más claro, por no decir que tu reflexión es muy interesante en sí misma. Creo haber comentado en algún momento que el tema del género tiene bastante importancia en los líos en los que ando metido ahora mismo, con lo que me interesan especialmente los escritos al respecto. Por lo demás, ya he expresado mi alegría por tu regreso en mi bitácora y he atendido a tu petición de devolver la entrada que tuvista la amabilidad de enlazar y que ya no llevaba a ninguna parte… En fin, un saludo y hasta muy pronto.

    P.S. No quisiera meterte presión con esto, pero supongo que sabrás que somos muchos los que llevamos muchíiiisimo tiempo revisando de tanto en tanto tu bitácora esperando una nueva entrada. ¿Podrá ser? 😉

  14. Ya lo sé, incluso he recibido e mails privados apuntando a que escribiese. La verdad, muchas gracias a todos, pero es que NO podía, o NO debía en ese momento. Me prometí hacer primero ciertas cosas.

    Pues el siguiente post, creo que le va a interesar a muy poca gente. Me voy a convertir en blog de minorías, porque voy a reseñar y opinar sobre el cómic español y los fanzines. Un terreno por descubrir por la gente.

  15. Con semejantes reseñas, es normal que acabes extenuado. ¡Bienvenido de nuevo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: