Culpable e historias cortas de Esteban Hernández: Liminar (Parte primera)

Esteban Hernández es autor generoso y devoto con su oficio de garabatear cuadernillos, ofreciendo una efusión descalabrada y sentida, particular y única de la crónica costumbrista del hombre, así, el cultivo memorioso y minucioso de su ojo jovencísimo, provoca al lector avizor, perplejidades y relumbres solitarios, de que algo se nos escapa, extinguiendo toda posibilidad de pose y arquetipos, que la sagrada nomenclatura del tebeo y sus limitrofías, tiende a lo desconocido, a lo poético no más, pero, sin dudarlo, nos devuelve al origen de la sorpresa y al estupor… de que la vida se constituye de encadenadas sucesiones de anécdotas. El rostro del tebeo configura el destino del dibujante, diríamos. ¿Entonces…?

Entonces que los más abnegados críticos y exigentes lectores, pongan rodilla en tierra y chirríen los molares del mea culpa por prejuicios endémicos sobre lo anónimo, lo que no se conoce: un desconocido autor de tebeos. He aquí el hombre, señores… don Esteban Hernández. Hagamos secreto de confesión, incluso de contrición y propósito de enmienda por no habernos arrepentido antes de no comprar o leer o echar un vistazo por todos aquellos autores desconocidos que pasan por tus y mis narices, con nuestra complacencia y acatamiento de cobardes. Somos unos parabienes y ganapanes desde los pies a la cabeza, eso no lo duden. Queremos el agua con azucarillo y flor en el ojal, con paseo de avenidas y luces de neón, pero, esos caminos de terruños, de jaramagos, de pedruscos, de blanco y negro, exento de servidumbres y locales comerciales, incomodan nuestro peso y nuestro paso, por esta vida cómoda y dirigida de leer tebeos. Ya no más, por favor, no queramos ni permitámonos ser más Culpables

culpable_y_otras_historias_grande.jpg

Ya sabemos que la vida la rige el azar y el trabajo, pero invoquemos por una vez en la vida la aventura y el desamparo, lo desconocido: les entrego a un autor que no conoces, eso os lo juro, porque antes estuvo el hombre, pero ahora se eleva incesante el artista, un autor nuevo y desvergonzado por su talento, petulante por su vergüenza de dibujar y narrar como nadie lo hace, inasequible e inaccesible de alharacas y fastos, de temperamento cálido y bondadoso, pero vertiginoso, fresquísimo en cómo cuenta nuestra historia, porque… la historia que le ocurre a un hombre, es la que nos ocurre a todos, tarde o temprano, para bien o para mal.

Y después está una portada que nos hace más culpables y más pensativos (¡oh, Augustepensador_de_rodin.jpg Rodin!), porque este personajillo que admiramos y contemplamos, con su jersey amarillo, pantalón arrugado y descuidado, sentado en una bloque de madera, de piedra o de bronce (para el caso es lo mismo), sostiene, como un atlas pedestre y escuálido, el peso de toda la culpa que todos tenemos, que él quiere sobre su cabeza, sobre sus huesudos hombros de miedo; algo que nace desde las alturas y que nos cae, como ribetes de humanidad y de olvidos, una maraña marrón, negra y rabiosa, una montaña invertida de excremento y remordimiento humano.

Que estas palabras liminares y efímeras, ayuden al descreimiento de todos los lectores por la servidumbre del coleccionismo caduco y sin sentido, y demos la oportunidad, por unas cuantas perras y dignidad, a este Esteban que nace de la nada.

Culpable e historias cortas es la primera obra publicada por Esteban Hernández en una editorial contrastada y de calidad, Bang Ediciones, por sólo 8 euritos, lo que valen tres cañas, oiga. Pero no olvidemos que, Esteban, lleva dibujando desde que salió del vientre de su queridísima madre… hace muchos, muchos años, aunque no lo crean.

Y si quieren echarle un vistazo a las 6 primeras páginas, y conseguirlo en una oferta exclusiva, pinchen AQUÍ.

No digo más y amén.

yorkshire_nuevo.jpg Yorkshire enviame_un_email.gif

Anuncios
Published in: on febrero 25, 2007 at 6:28 pm  Comments (3)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://enlasarenasdemarte.wordpress.com/2007/02/25/culpable-e-historias-cortas-de-esteban-hernandez-liminar-parte-primera/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Qué razón tienes, Yorkshire. Pero es cierto que ante el aluvión de compras coleccionistas que algunos practicamos cuesta mucho acercarse a autores desconocidos.

    Y más cuando te has llevado bastantes batacazos. No siempre se puede uno fiar de las recomendaciones, aunque en tu caso, tengo plena confianza 😉

    (Del tema de aquel señor peludo recitando Shakespeare… me temo que no recuerdo haberlo encontrado tampoco)

  2. Hola, señor Elefante, espero que se haya encontrado con nuestro queridísmo Ternin por vuestra amadísima y modernísima Barcelona de Gaudí.

    En breve le propondré algo, algo bueno para los dos 😉

  3. El único limite a nuestros logros de mañana está en nuestras
    dudas de hoy.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: