El mejor cómic de Hulk: Banner! de Azzarello y Corben

portada_banner.jpgBanner! es una serie limitada de cuatro números que en su momento se enmarcó en Starling Stories de Comics Forum, creado por el editor Axel Alonso, serie en donde se trataría a personajes de la Marvel clásicos con historias fuera de continuidad de una manera más realista, y, sobre todo, más adulta. Para ello Axel Alonso echa mano de su guionista preferido, Brian Azzarello, autor al que descubrió para el mundo del cómic y a la leyenda viviente, Richard Corben (ya ambos habían colaborado en la serie de Vértigo, Hellblazer)

Esta serie limitada versa sobre el hecho destructivo de la naturaleza y la “naturaleza” destructiva del hombre.

La miniserie arranca con un Hulk desatado que arrasa media ciudad y se muestra como un homicida: ¡estrella, ante nuestra mirada impávida, a una persona inocente contra un muro!

banner_01.jpg

La historia comienza in media res, sin saber la causa de su furia: el discurso narrativo se lanza con la deconstrucción de presupuestos, quedándose con el sedimento de devastación y muerte que acompañará todo el tebeo.

Impresionante secuencia de la ciudad hecha ruinas, las unidades sanitarias encargándose de los muertos y supervivientes, y los bomberos apagando el fuego. Este arranque es inédito en un personaje de Marvel hasta la fecha.

En el número tres americano sucede un diálogo entre el General Ross y Doc Samson sobre verdades universales: que el hombre quiere moldear la naturaleza (imagen de la botella), controlarla a su antojo, pero la fuerza dentro de ella (el genio que vive en la botella) es incontrolable e imprevisible. A continuación mantienen un impresionante tour de force sobre la naturaleza del monstruo y la naturaleza del hombre.

El tema de la “Bomba”

Ante tal panorama apocalíptico, un soldado dice, “Como si hubiera estallado una bomba…”, y a continuación le interpela Doc Samson, “Explotó una BOMBA, sargento. La bomba más DEVASTADORA jamás creada. Una bomba que se desplaza y sigue explotando”.

La idea de la reacción física creada por el hombre va a contrastar (no sin rasgos patéticos) con la idea de la reacción física de la naturaleza: “Un tornado… Me gusta. Llame a Billings, en el servicio metereológico. Que retoque algunos mapas satélite y nos haga uno. Cuando tengamos nuestra zona de desastre natural, el Presidente dará una conferencia de prensa… y el pueblo americano quedará tranquilo al creer que la tragedia fue un acto de Dios”.

La dualidad de Hulk creación humana (bomba Gamma), creación de la naturaleza (furia desatada como tornados, terremotos, etc.) va a ser tamizada y dirigida por la opinión, los instrumentos del hombre contemporáneo: los mass media, el ejército y las instituciones púplicas que el Gobierno de una nación gestiona para que el bien común prevalezca, es decir, para la consecución la la felicidad. Es una selección natural y una selección de fe (“acto de Dios”), para que las almas sean salvadas.

Azzarello cerrará la historia con el motivo de Hulk convertido en Bomba que utiliza el ejército (arma de destrucción) para fines de dudosa moralidad.

El horror y la culpa

Espanto del dolor, mirada pavorosa del paisaje después de la batalla que nos muestra Corben, como si fuera la zona de guerra en un país cualquiera y que nosotros lo vemos tan normales, tan horrorizados: gente gritando, muertos descoyuntados y tronzados, personas anónimas agonizando ante la vista… Y una estela de polvo de muerte que deja una ambulancia al marcharse, como un ente del horror, como si tuviera vida propia. Los recursos plásticos y líricos de Corben son, como siempre, únicos.

banner_otro12.jpg

“Dios mío… ¿Qué he hecho? ¿Qué hice… para MERECER esto? ¿Por qué yo? […] ¿Por qué estoy en la jaula?”, nos dice la figura de un Banner bajo la luz lechosa (¿casi divina?) de un foco de helicóptero, desnudo (como en los comienzos de la Humanidad), utilizando la dialéctica del maldito (el estigma del pecado original de Adan), del que sufre, en definitiva, de un HOMBRE.

Azzarello introduce aquí la metáfora de la “jaula” que aprisiona el espíritu del hombre; además, esta jaula, se proyectará en una imagen real al final del cómic.

¿Cómo no sufrir más? Mediante el suicidio, pero eso significaría una expiación del hombre (de la carne) y no espiritual. Para Banner, es un empeño fatuo, ya que ahí estará Hulk para detenerlo.

Será en la parte final, el ejército, el que quiera matar al monstruo: haciendo una lobotomía a Banner. Pero van a incurrir en una contradicción, ya que no se puede destruir la memoria moral del mal. Hulk decidirá vivir.

 

El minino Fritz, mi alter ego Yorkshire josemaria@edlimitada.com

Anuncios
Published in: on noviembre 3, 2006 at 5:57 pm  Comments (16)  
Tags: , , ,